Victor Stonem

Hecho en México

Victor Stonem
Hecho en México

Texto por Victor Stonem y Félix Cordero

Fotografías por Victor Stonem

Para el fotógrafo Victor Stonem (1995, Santo Domingo), la arquitectura es la gran musa. Su interés por ella surge de las experiencias vividas alrededor de la arquitectura y los espacios. La forma en que se mueve la luz natural es un elemento importantísimo en su trabajo, al tener la oportunidad de jugar con la luz y los elementos que están dentro del espacio es una forma de hablar sobre el mismo.

Hace varias semanas realizó un viaje a diferentes ciudades de México con la intención de presenciar los grandes tesoros arquitectónicos que yacen en esta tierra y nos dejó una bitácora de viaje junto a sus hermosas fotografías.

Para conocer más del trabajo de Victor Stonem, pueden entrar a su página web o su hermoso Instagram.

Bitácora mexicana:

México se siente como un sueño. Veo el enorme repertorio de fotografías que tengo y todavía no sé por dónde comenzar a retocarlas. Se sienten como recordatorios o alertas que muestran expresamente la diversidad y riqueza cultural de este maravilloso país. 

Mucho más que tacos, murales y tráfico pesado; caminas por todos los lugares y descubres una yuxtaposición arquitectónica y artística. Los nombres de Luis Barragán, Mathias Goeritz, Frida Kahlo, Diego Rivera, y Siqueiros —por mencionar tan solo algunos— están en boca de todos… Y sí, los tacos al pastor y las tostadas de atún de Contramar también lo están, pero eso es un tema para otro día. 

Iglesia de Guadalupe | Arquitectura de Pedro Ramírez Vázquez

Comencé mi recorrido en la Ciudad de Mexico; una ciudad llena de smog, edificios de alta densidad, y Volkswagens escarabajos (mejor conocidos como vochos, y aparentemente el método de transporte preferido de los mexicanos) que circulan encima del fantasma del lago de Texcoco, sobre el cual se construyó gran parte de la ciudad desde el tiempo de los aztecas, antes conocida como Tenochtitlán. 

Esta es una de las razones por las cuales es fácil sentirse un poco confundido al ver como la mayoría de los edificios antiguos están torcidos. No creo que los mareos que uno experimenta se deben a la altitud del lugar, sino más bien al hecho de que la ciudad se está hundiendo unos considerables 38 centímetros cada año.

Monumento a la Revolución | Arquitectura por Émelie Bérnard y Carlos Obregón Santacilia

 

Al visitar el Monumento a la Revolución -diseñado por Émelie Bérnard y Carlos Obregón Santacilia- es fácil entender porque a los latinoamericanos nos consideran las personas más felices sobre la tierra; era un día lluvioso y sin embargo, niños jugaban alrededor del monumento y corrían en las fuentes de la explanada las cuales deleitan a sus espectadores con movimientos coordinados al ritmo de la música y luces que cambian de colores. La perfecta distracción en el centro del caos la ciudad.

Hay que ser cuidadoso al caminar por la Roma Norte, no porque sea peligroso (todo lo contrario), sino más bien porque puedes morir de un infarto por tantas calles y fachadas de belleza extrema y peculiar. Es aquí,  en la calle Valladolid 52, donde se encuentra la Casa Museo Guillermo Tovar de Teresa, ahora la sede del Museo Soumaya. Esta casa, rodeada por naturaleza, es un tesoro arquitectónico escondido en plena ciudad; su colección incluye piezas de arte virreinal, cristalería, cerámica, y un sinnúmero de publicaciones escritas valiosas, como un borrador mecanografiado de Cien Años de Soledad. 

Museo Casa Guillermo Tovar de Teresa | Manuel Francisco Álvarez

Antiguo Palacio de la Inquisición | Pedro de Arrieta

 

Mi primer encuentro con la obra de Barragán fue en la Casa Gilardi, la última que diseñó y la cual me gusta describir como un guiño tranquilo a la mexicanidad, por su explosión de colores, utilización de materiales y la forma en que está construida alrededor de un árbol de jacaranda. 

 

No puedo hablar de México, y mucho menos de su arquitectura, sin mencionar a Luis Barragán, el arquitecto mexicano por excelencia del siglo XX y ganador del Premio Pritzker de arquitectura. 

 
 
 

El énfasis de Barragán en el uso de luz indirecta, mezclada con el uso de luz natural y color, hacen de este proyecto uno muy especial; sobretodo cuando en el pasillo amarillo que da a la alberca, descubres un pequeño homenaje a su amigo Josef Albers, artista que admiro.

 

Luego de visitar la Casa Gilardi, teníamos una cita para visitar la Casa Estudio del arquitecto (algo que no fue nada fácil conseguir). 

Entrar a la casa de Luis Barragán es como entrar a un monasterio, de repente la atmósfera cambia completamente y surge un silencio inesperado, tus zapatos pasan a tener un cubrecalzado y el teléfono celular desaparece repentinamente.

 

Luis Barragán fue el arquitecto del silencio, de la elegancia simple, las letras y el arte clásico, una persona que disfrutaba la soledad y austeridad en su día a día; por eso digo que su casa es casi como visitar un lugar sagrado. 

Y bueno, hablando de lugares sagrados, no puede faltar la nueva Basílica de Guadalupe. Localizada al norte de la ciudad, esta basílica diseñada por José Luis Benlliure, Pedro Ramírez Vázquez, Alejandro Schoenhofer, fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin, es un excelente ejemplo de arquitectura moderna, materiales exquisitos y serenidad. Los jardines son inmensos y las demás iglesias y capillas que se encuentran ahí son dignas de instagramear.

 

La nueva Basílica de Guadalupe  
|  Arquitectura por José Luis Benlliure, Pedro Ramírez Vázquez, Alejandro Schoenhofer, 
fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin

Casa Estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo | Arquitectura de Juan O’Gorman

 

En el barrio de San Ángel, se encuentra la casa estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo diseñada por el arquitecto y pintor Juan O’Gorman. En este lugar ambos artistas vivieron y crearon maravillosas obras durante cinco años. Su estilo internacional con la mezcla de jardines oaxaqueños, crean un diálogo arquitectónico entre la tradición y modernidad mexicana. Las obras y colecciones de los artistas, están por todos lados; planos de murales, cerámica precolombina y dibujos; objetos que indican que su presencia sigue manifestándose de una forma muy fuerte en el espacio.

 

Un poco más abajo, está el inmenso campus de la Universidad Nacional Autónoma de México. Es fácil tropezarse con multitudes de estudiantes y profesores al recorrerlo. Lo más esencial de esta visita son los murales de Siqueiros y la biblioteca central diseñada por Juan O’Gorman, en esta reinan tonos cálidos de luz en el interior gracias a los vitrales que ayudan a bloquear la luz directa del sol.

 

Biblioteca Central (UNAM) | Arquitectura de Carlos Lazo Barreiro 

Sin lugar a dudas, México es un país en el cual es imposible terminar de ver todas las maravillas que ofrece en un solo viaje. Los espacios públicos, rascacielos, callejones, tacos, ruidos extraños y arte interminable son un llamado de vuelta a este maravilloso país que le dio vida a mis sentidos.